domingo, 28 de septiembre de 2014

Confesiones Lectoras #9

No poz equiz.

Chicos, sé que no he estado subiendo entradas, y lo estoy sufriendo, pero es que estoy intentando subir algunos videos al canal de youtube y la cosa se me ta' complicando mucho. Primero era que el cable firewire de la cámara estaba dañado, encontré uno buscando en las toscas tierras de mi antigua casa (alias: El cuarto de los desastres) y funcionó "supuestamente", pero luego no pude usar el editor de video. Cuando lo arreglé resulta que la cámara se descargó. La cargué y no quería conectar con la computadora y no puedo pasar los videos de otra manera porque mi anticuadisima cámara usa cassetes... ¡Cassetes! Y bueno, aun no he logrado nada.

Pues, el tema de este #ConfesionesLectoras es el asunto de que cuando pasamos de un libro a una adaptación cinematográfica, casi siempre resulta que en nuestra hermosa cabeza, pues, el personaje era más lindo/a, divertido/a, rudo/a... en fin, más perfecto que en la adapteichon.
Aceptemoslo, nuestra mente hace las cosas más geniales con la imaginación.

Oh, me despido sin antes recordarle que los extraño y que les tengo muchas cositas pendientes (como siempre)

Pesos pequeños grandes lectores de este mundo de historias.

2 comentarios:

Fernanda Chamorro dijo...

A mí lo que más me pasa es que en el libro dice CLARAMENTE que el personaje era rubio y lo convierten en moreno o viceversa y yo quedo con una cara de pócker inimaginable xD

Un beso.

Yelaah Nikole dijo...

xD esa es otra, nos pasa a todas y tengo mucha leña que echarle a las adaptaciones xD
Ejemplo claro: ANNABETH CHASE ES RUBIA. Punto.
Besoo

Publicar un comentario

"La lectura es lo mismo para la mente, que el ejercicio para el cuerpo"