domingo, 25 de agosto de 2013

Lágrimas y Finales.-

Como lectora romántica estoy acostumbrada a mis chillidos, risas, cara perpleja, gritos, quejidos, ceños fruncidos, rodadas sobre la alfombra, aplausos frenéticos, suspiros y así como a los lloriqueos continuos y sorbidas de mocos. Pero, sin embargo tengo que admitir también que me gusta hacer todos y cada una de esas cosas cuando realmente un libro se las merece.

Yo personalmente juzgo a un  libro por cuantas veces me haga llorar o/y reír... y lo principal: por cómo me vendan el final.

Hay distintas maneras de las cuales pueden presentar el final según mi opinión:

>> Final revelador.
>> Final práctico.
>> Final estremecedor.
>> Final de película norteamericana.
>> Final vacío.
>> Final "¿QUÉ? ¿Ya se terminó?".
>> Final Lacrimógeno.
>> Final extra decepcionante.
>> Final "Compra el próximo libro de la saga/trilogía"

Creo que ustedes pueden comprender a que me refiero con estos títulos... pero de cualquier manera los voy a explicar y detallar brevemente cada uno.

>> Final revelador: a este tipo de final me refiero al que es una historia por pedazos normalmente un crimen del cual no se sabe quién es el culpable y si "está entre nosotros". Es el final por el cual nosotros esperamos que nos expliquen detalladamente que fue lo que pasó en un pasado para hacer las cosas de esta manera para tal familia o personaje o quien es el asesino de tal persona o el culpable de los accidentes etcétera. Es en el cual algunos detalles fueron omitidos hasta el final para dar ese final explosivo que nos hace decir "YO SABIA" o "¿ELLA? No, eso no puede ser" o también "¡QUE LOCO/A!" y saltar gritar o quedarnos con el rostro como "WTFANDWTHHH?"*(What the fuck and what the hell happened here?*). Pero también hay que saber que en estas historias con este tipo de finales, el antagonista que había sido bueno (había sido el lobo vestido de cordero) en el final (normalmente cuando está a punto de matar a el protagonista o el protegido del protagonista) casi en su minuto de gloria es típico que cuente la historia completa de por qué lo hace a el pobre muerto o futuro casi muerto salvado en el último minuto. Siempre es emocionante seguir esas historias y más cuando tienen una carnada que tú dices "Tiene que ser ella/él" pero al mismo tiempo dices "No puede ser ella/él porque sería demasiado lógico y predecible". Estas son las historias con las cuales te alegras de llegar al final, no por terminar la historia, sino porque todo el tiempo te estuviste preguntando quien era el culpable de matar al perro de flaturgio y en ese momento en el que estas terminando la historia te enteras y te sientes completo.

>> Final práctico: Es ese final que te sabias desde que viste la primera hoja y conociste a los personajes principales. El típico final feliz que todo el mundo esperaba y quería. Este tipo de final es aplicado principalmente en las historias de amor de "El chico se queda con la chica". Es un final que te deja complacido con la historia pero después ni siquiera te acuerdas de que se trataba la novela; no porque el libro no sea bueno y no te encantó, sino porque fue muy predecible y el autor parece que solo quería complacer al lector haciendo una bonita vida para los personajes sin ninguna diferencia a las demás historias. ¿No sabes qué hacer con el final? "Un felices para siempre" o un "felices por ahora pero seguiremos luchando" siempre es práctico.

>> Final estremecedor: Es el final que te deja patas arriba cuestionándote si el cielo es azul realmente o siquiera si eres adoptado y ese video de tu nacimiento es falso. La historia normalmente es de misterio o crimen o simplemente tiene más locos que personajes con un mínimo de sentido común y ahí te comienzas a cuestionar la salud mental del autor o siquiera tu propia salud mental.
Esos finales normalmente me gustan porque me dejan preguntándome y cuestionándome algunas cosas de la vida y de las maneras de pensar de distintas personas. Estos finales son de los que no te dejan dormir por días o semanas, porque te dan un miedo del infierno. La vida misma es un misterio del cual cada día nos entregamos a aprender un pedazo más de ella, pero estos libros intentan voltear completamente lo que has aprendido o simplemente lo afirman de una manera diferente. Estos libros a veces están del lado del que en otras historias seria el malo, como por ejemplo el asesino en serie o el ladrón.

>> Final de película norteamericana: Estos son los típicos finales de tontos diálogos en los cuales los personajes son de poca inteligencia o son torpes o cometen algunos errores innecesarios. Estos finales son normalmente utilizados en las comedias sean románticas o no. Realmente son graciosas las tonterías u opiniones irónicas y fuera de lugar como también las torpezas y alguna que otra caídas que se comenten. En estos finales normalmente se aclara la historia, pero en el desenlace (Que es en el que siempre hay un inteligente y un tonto) hay conversaciones realmente hilarantes y cómicas que te sacan más de una carcajada por el hecho de que una persona en su sano juicio o con sentido común no hubiera dicho o hecho tal cosa.

>> Final vacío: Este es el más sencillo de explicar de los finales y al mismo tiempo el más difícil. Este final aplica a todos los géneros y subgéneros pero principalmente se aplica a los malos escritores. Son esos libros que tienen una historia normalmente creada en un día pero escrita al transcurso de la vida misma en el cual el escritor no sabe cómo expresar sus ideas, pero cuando las expresa comete muchos errores que no se preocupa por reparar porque ya terminó de escribir su idea. Realmente puede ser buena pero este tipo de escritor se concentra en el desarrollo y olvida que tiene que haber un problema y un desenlace en el cual se ponga un final... UN VERDADERO FINAL. "Sofía aprendió a manejar sus poderes y a distinguir el bien del mal. FIN" <------ eso está mal ¿Por qué está mal? Por qué me dicen lo que Sofía hizo, no como ella se sintió con eso o que esfuerzos ella tuvo que hacer o que pasó para que ella se dé cuenta de que ya realmente los maneja.

>> Final "¿QUÉ? ¿Ya se terminó?": Por el nombre que le puse creo que es más que lógico a que me refiero, pero de cualquier manera lo voy a explicar. El otro día estaba leyendo un libro que me compró mi mamá y yo realmente estaba adentro del libro. Estaba emocionada y como una psicópata lectora rápida lo estaba terminando a final del día siguiente y yo sentía que el libro no se podía estar terminando porque me faltaba mucho que descubrir y yo estaba muy adentro de "mi papel" y quería saber mucho más sobre esa asombrosa historia. Y justo cuando el portal del que tanto hablaban fue abierto y los dos personajes principales entraron... se acabó el libro. Yo estaba histérica y repetidamente busqué algún indicio de que le arrancaron las últimas, no sé... ¿cien páginas? Pero no, realmente ahí se acababa el libro y yo me seguía preguntando por qué la autora me hizo eso. Pero eso está bien, aunque sea ella se aseguró de alguien le va a comprar el segundo libro en el futuro.

>> Final Lacrimógeno: Ya saben a qué me refiero. Este es el final que no importa si la historia termina muy feliz o muy triste, o incluso simplemente termina, tu cierras el libro con pañuelo en mano, moquitos bajando a tu boca y lágrimas en el mentón acumulándose en tu camisa... y claro algún familiar o amigo mirándote con cara de "¿Y ahora que tiene este?" y cuando tú lo miras hay dos opciones factibles: Te haces el de "No, no, nada pasó" o simplemente le dices el típico "¡Tú no lo entiendes!".

 Este final normalmente se aplica a los libros dramáticos que a muchos de nosotros tanto nos encanta o también a los libros de fantasía. No importa hace cuanto leíste el libro, cuando lo recuerdas se te aguan los ojos o incluso se te empapan las mejillas y cuando hablas de él no lo mencionas como cualquier libro, es "El libro" y nadie te puede juzgar por quedarte llorosa al final por que a todos les pasó.

>> Final extra decepcionante: Todos nos ha tocado ese libro el cual cuando lo estamos leyendo lo amamos profundamente y realmente sentimos la emoción y la vida perfecta en el mundo del personaje... hasta que llegamos al final y nos quedamos planeando como matar a la autora o el autor por arruinar un libro tan perfecto.

"¿Qué le pasó a ese libro tan bueno? — Te preguntas con rostro ilusionado, iluminado y alegre — ¿Yo lo habré terminado? — Dudas y después de pensarlo un momento... — Ah, sí. — Dices secamente y con desprecio".
El libro que tú todavía no descifras que fue lo que le pasó a la autora o el autor para que nos maltraten de esa manera y nos hagan sufrir de esa forma. Ese final en la que el autor te lo dice todo de una manera seca, ultra repetida, indiferente o/y predecible. A veces en estos finales el problema es que el autor permite que el personaje principal, la estrella de la historia, el centro de atención, el protagonista, haga todo lo que realmente nos deja o aburridos o pensando seriamente que marca de cuchillos usar para el asesinato del destructor de una maravillosa historia. También hay casos en los cuales en vez de planear un asesinato, nosotros mismos nos damos el título de el/la "Creador/a del final perfecto" todas las noches antes de dormir antes de empezar a leer un libro nuevo.


>> Final "Compra el próximo libro de la saga/trilogía": Esté final está asociado con el final "¿QUÉ? ¿Ya se terminó?" por que esté es el final que nos deja esperando más... es de estos libros que realmente queremos "MÁS" y no nos importaría si tenemos que viajar a otro país y comprarlo en otro idioma para pagarle a alguien la traducción del segundo libro (o tercero o cuarto no importa por donde vallas) cuando acabó de salir en el idioma original.
Estos libros también reconocemos que tienen la manera de guardar información importante sobre la historia para el siguiente libro y te van reuniendo "razones por la cual comprar el libro" y antes de que te des cuenta tienes mil preguntas sin responder (estoy exagerando) y un libro nuevo que leer para ver si esa información omitida en el libro anterior está en el siguiente libro. Nos amarran, nos dan seguidilla, nos obligan inconscientemente a leer el libro completo y después nos tiran a la calle a llorar como perros (¿los perros lloran?) rogando por continuar la historia. Sí, señores, esa es la crueldad de los autores manifestada en la vida propia. Un problema de estos libros es que además de que te hacen querer el próximo libro, también te hacen desesperarte por quererlo cuando la autora o/y el autor ni siquiera ha iniciado el escribirlo.

Si por casualidad se sienten identificados con uno o más de estos finales lo pueden decir en los comentarios diciéndome que final fue y a cual libro les recuerda, yo se los agradecería bastante. Buenos días, tardes o noches y pásenla bien. Espero que les haya gustado y si es así sean libres de comunicarlo con un amigo o familiar y enviárselo por alguna de las tantas redes sociales disponibles hoy en día. Muchas gracias.

1 comentario:

Serena Mayorga Fernandez dijo...

Linda entrada, interesante!!
Espero puedas alimentar mi blog con tus comentarios (sereaprendiendoaleer.blogspot.com) Saludos y besos desde Bolivia!!

Publicar un comentario

"La lectura es lo mismo para la mente, que el ejercicio para el cuerpo"