martes, 23 de septiembre de 2014

Confesiones Lectoras #8


No poz equiz.

¡Qué no me salga un malcriado así cuando me case!
Es decir, no, jamás haría algo así como botar a mi hijo de la casa porque me diga que no le gusta leer; pero lo pensaría. Mucho.
Ya como lectora desde que tenga dos meses le contaré cuentos de cuna, y cuando cumpla cinco le leeré 50 sombras de Grey o algo así... okno. Pero sí le leería, para que no se le ocurra saltarme con que no le gusta. Y es más. Si me dice que no le gusta ¡Mejor! ¡Más libros para mí! ¡Jum! *se larga a llorar*
PD: Tendré una hija como Matilda. Lo sé. Lo presiento. *se larga a llorar*

Tip:
Leele en la cuna desde que cumpla tres... días de nacido.
Y NO LE PONGAN A LEER LIBROS PESADOS.
NO.

Así que simplemente, fin. Mi hijo no me saldrá tan mala clase (just kidding). Lloraría demasiado si eso pasara.
Hasta aquí pequeños grandes lectores de este mundo de historias. *-*/

1 comentario:

Fernanda Chamorro dijo...

Yo perfeccionaría el tip diciendo que, además de no darle libros pesados, que le den buenos libros no los descuiden porque luego te salen con que sólo quieren leer historietas (?) xD

Publicar un comentario

"La lectura es lo mismo para la mente, que el ejercicio para el cuerpo"