miércoles, 13 de agosto de 2014

Cien Años De Soledad - Reseña/opinión (Entre páginas...)

Desde hoy, a las tres de la madrugada cuando releí la última página de ese libro creyendo que sería la última vez para poder irme a dormir algunas horas antes de despertar, decidí que es el libro más completo que jamás he leído. Que es el libro más ensordecedor e inquietante, desalmado y realista que jamás leí.
Seré honesta, entre páginas pasaron tantas cosas que sería dificil explicar todos los sentimientos reales que pasaron por mi cabeza y corazón.
Así que intentaré decirlo así... entre páginas.

Título: Cien años de soledad.

Autor: Gabriel García Márquez

Editorial: DelBolsillo

Páginas: 495

Contraportada: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo". Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes del siglo XX. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el premio Nobel de literatura coronan una obra que se había abierto paso "boca a boca" -como gustaba decir el escritor- son las más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus  milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterio, rebeldía, descubrimientos y condenas representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor, del mundo entero.

Entre páginas...

Entre las páginas -1- a la -20-:
Realmente, entre esas páginas yo odieeeeeeeee el libro. No necesariamente por algún tipo de predisposición, noooo, es simplemente el hecho de que era demasiado intenso y complicado para mi mente distraída. Eso ocasionó que se me haga realmente difícil  leer, porque tenía demasiadas letras y palabras y cambios de tiempo y nombres. Era demasiado completo desde las primeras páginas, y contenía muchas palabras con las cuales yo no estaba asociada.
Luego de la página veinte, me fui familiarizando más con el libro, me fui adentrando y enamorando, pero poco a poco, muy -MUY- lentamente.
Advierto que este libro no es apto para hipopotomonstrosesquipedaliofóbicos (personas con miedo irracional a las palabras largas) porque es un tanto intenso con respecto a estas. Es notable la preferencia del autor por usar estas palabras.
Por ahí por la página 113, cuando José Arcadio (segunda generación) volvió a la casa, me pregunté como un libro como ese podía ser recomendado en la escuela, porque me quedé pasmada con la noticia, de que el pequeño chico distraído de hace unas páginas atrás, se volvió un prostituto que se rifaba y se casaba con sus "supuestas hermanas".
Ese "Ay, hermanita, hermanita" me dejó traumatizada por esta vida y la otra (sep, soy así de sensible).
También podría comentarle que las primeras cien páginas del libro me hicieron pensar en lo loco que debía estar alguien para querer releerlo. Pero aun así, con mi profundo repudio a este libro, lo seguí leyendo, y transcurso iban pasando las páginas, con ellas también pasaban los sucesos, y sin darme cuenta ya el libro me había atrapado. Ya mis padres me veían caminar de arriba para abajo con el libro en mano y no despegarme de él. Y así, como quien no quiere la cosa. Terminé durmiendo a las tres de la madrugada solo por leer más.
Ya cuando iba por las trescientas páginas, podría decir que pensé que ya era hora de que se terminara el libro, que Gabriel si quería podía decirle a este libro "fú, ya te acabaste". Pero de cualquier manera continué leyendo. Cuando iba por las cuatrocientas páginas, afirmé mi pensamiento de que se debió acabar cien páginas atrás y dejarlo ahí. Ya el libro me estaba sacando telarañas y las letras se me volvían tontas. Pensé que no me interesaba para nada la historia de Aureliano Segundo y José Arcadio Segundo, no me interesaba Fernanda y su régimen peor que el conservador y no me importaba la compañía bananera. Me agobiaba.
De alguna manera retorcida me gustó la guerra con todas sus muertes, y el Coronel Aureliano no se me parecía nada al que estaba enamorado de la pequeña Remedios. Entonces cuando Úrsula decide mandar al pobre José Arcadio (hijo de Aureliano Segundo) a roma a hacer los estudios papales y a la pobre Meme me la mandan a un convento me sentí perdida en ese nuevo mundo de bondad. También debería decir, que la única cuerda en este libro fue Úrsula, y ese definitivamente fue mi personaje favorito. Y como ella decía "Esa es una casa de locos" eso era lo que le daba la emoción. Entonces, cuando murió la única que me ataba a la cordura, se desaparecieron todos mis placeres en este libro.
Pero, ¿a quién voy a mentirle? De cualquier manera seguí leyendo, vi a Aureliano (hijo de Meme) crecer, y su absurda inteligencia me ató de alguna manera al libro, y cuando Amaranta Úrsula terminó de volver a la casa, fue como un respiro de aire fresco.
Y no te creas, que esto parecerá un Spoiler, pero no importa si te cuentan la historia completa, nada se compara con leerlo con tus propios ojos y analizarlo tú mismo.
Les cuento que me dormí más de una noche a las tres de la madrugada leyendo y preguntándole a mi hermana (la cual nunca respondía) que significaban esas palabras que yo no entendía. Pero la última noche, en la última página, me di cuenta porque no se había acabado antes, me di cuenta porqué son cien años de soledad, entendí todo, y le podría agradecer a Gabriel no dejarlo donde yo quería. Porque luego de leerlo completo es que te das cuenta de porqué es un clásico.
Abarcandolo todo, considero que el único detalle que no contó Gabriel fue que le sucedió a Meme después. Porque siendo conscientes que ni las hormigas que nacieron en Macondo sobrevivieron, por lo menos que nos detallen qué sucedió con ella.
Nunca me había aprendido la historia y los nombres de cada personaje de un libro hasta el día que terminé Cien años de soledad.
Y así, como quien no quiere la cosa, terminé amando este libro.

Puntuación:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! es una linda reseña, ¿estas participando en el concurso de que estas leyendo?
Mi blog es alejandracalvo97.jux.com

Yelaah Nikole dijo...

¡Hola! Sí, estoy participando ñ.ñ
Gracias.
Ohm, deja verlo también ñ.ñ

Publicar un comentario

"La lectura es lo mismo para la mente, que el ejercicio para el cuerpo"