miércoles, 12 de noviembre de 2014

Reseña: Harry Potter y la piedra filosofal - J. K. Rowling

Ya los estoy llenando yo de reseñas, y es que no sé, siento la necesidad de dárselas (?
Bueno, sin más parloteo, ¡Lo que todos habían estado esperando! (y por todos me refiero a mi mamá y a mí) ¡Damas y damos! ¡Caballeros y cabelleras! Aquí, ¡CON USTEDES... LA RESEÑAAAA! deharrypotterylapiedrafilosofal.


Título: Harry Potter y la Piedra Filosofal.
Autora: J. K. Rowling.
Editorial: Salamandra, letras de bolsillo.
Edición: Marzo del 2012, Barcelona, España.
Páginas: 254.
Formato: Tapa blanda.

Sinopsis: Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y del insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el colegio interno Hogwarts de magia y hechicería. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular. En esa escuela tan especial aprenderá encantamientos, trucos fabulosos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertirá en el campeón escolar de quidditch, especie de fútbol aéreo que se juega montado sobre escobas, y se hará un puñado de buenos amigos... aunque también algunos temibles enemigos. Pero sobre todo, conocerá los secretos que le permitirán cumplir con su destino. Pues, aunque no lo parezca a primera vista, Harry no es un chico normal y corriente. ¡Es un verdadero mago!



 Teniendo en cuenta de que Harry es un niño maltratado, humillado y de distintas maneras avergonzado en el hogar de los Dursley donde vive por no tener otro familiar al cual acudir luego de la muerte de sus padres... no me explico como este pequeño niño de once años tiene TANTA confianza en sí mismo. Es decir, luego de ONCE años siendo maltratado, siquiera un adulto resiste el daño psicológico. Pero al parecer, digamos que Harry Potter es una persona muy fuerte, y cuando recibe su carta para ir a Howards, incluso se vuelve un niñito creído. Y no me vengan con que no, porque la realidad es que sí.
Entonces, al lado de este podremos ver a Ron, Ron Weasley. Por más irritante y peleon que sea, me fascino este personaje, #OshePeroALoGrande, y no creo nunca superar lo gracioso que era.
Viajemos hasta Hermione. Hermione Granger (que hasta los apellidos de cada uno me aprendí) podría decirles que es la cosa más irritante de todo -TODO- el bendito libro. Y por más que al final la terminé queriendo, debo decirselos, la odié. Me hacía rodar los ojos cada dos por tres y cada vez que hablaba deseaba cerrar el libro.
La personalidad de los personajes es de una manera, que no importa su historia, simplemente son así, y no cambia.
¿Cómo decirles lo tanto que amé el odiar esos personajes? No es que sea masoquista, sino que de alguna manera me familiaricé con su realismo-fantástico, tanto, que cuando pensé que debía asesinarlos a todos, me di cuenta de que si les sucedía algo, sentiría como si me hubiese pasado a mí.
Como el típico libro cruel que estoy acostumbrada a leer: este libro nos hace pensar cosas que en realidad no son, y nos hace pensar que hay más allá de lo que leemos.
La autora, J. K. Rowling ha logrado perfectamente transmitir el texto desde el ángulo de un chico de once añitos, y así también ha logrado describir tan maravillosamente cada una de las escenas, que ningún detalle fantástico queda fuera.
No hay que decir más, creo que todo lo demás lo saben hasta las hormigas, teniendo en cuenta que Harry Potter es el libro más espoileado de todo el planeta tierra.

Así que...

Puntuación:
 

1 comentario:

sofia martínez dijo...

¡Buena reseña, me encanta Harry Potter, ya sea en libros o películas! Definitivamente creo el éxito de esta saga radica en malas, regulares y buenas críticas, sin embargo lo cierto es que ver la película te entretiene muchísimo sobre todo por la caracterización de cada personaje. Pero tener el placer de leer cada uno de los libros es de verdad una buena experiencia, simple y sencillamente por el hecho de que tus sentidos se activan, además durante cada página echas volar tu imaginación. De verdad que si tienen la oportunidad, léanse alguno de los libros.

Publicar un comentario

"La lectura es lo mismo para la mente, que el ejercicio para el cuerpo"